Este pasado viernes 19, nos juntamos voluntarios y usuarios de Zapatillas Solidarias (Desarrollo y Asistencia), con Voluntarios Telefónica, para celebrar su Día Internacional del Voluntariado. Disfrutamos de una mañana de diversión, amistad, deporte y emociones.

Todo comenzó a las 11 de la mañana en el Distrito Telefónica, con un saludo de Javi Rosado, coordinador del proyecto, y una breve presentación de la realidad de las personas sin hogar, a cargo de Mar Garrido del comité directivo de Desarrollo y Asistencia. Luego llegaron los deportistas de los centros municipales de acogida Juan Luis Vives y San Isidro. Era emocionante ver cómo se saludaban con los voluntarios que ya conocían de antes; y la rapidez con que entablaban afinidad con los nuevos.

Primero dimos una vuelta por las instalaciones de Telefónica. Así, pudimos conocer el enorme Distrito y conocernos entre nosotros. Finalmente llegamos al centro deportivo MOMO… Para descubrir qué sería eso de hacer un Circuito RFX. Una vez allí, repartimos camisetas y ¡a empezar a mover el cuerpo!

Previo calentamiento con los ejercicios que nos iba marcando el entrenador, comenzamos un circuito de ejercicios en parejas por todas las instalaciones de MOMO. Acostumbrados a entrenar habitualmente, ninguna prueba se nos resistía. Al final, acabamos entusiasmados, posando para las tradicionales fotos de equipo. No faltó algún baile de ritmos latinos y calurosos abrazos de despedida.  

Fue una mañana de actividad física y momentos emocionantes irrepetibles. Tenemos que dar las gracias por esta colaboración, al Distrito Telefónica y su centro deportivo MOMO. Nos proporcionaron las instalaciones y un genial entrenador que nos hizo activar el cuerpo, dejando atrás preocupaciones y disfrutando de un momento de compañía y risas. Y sobre todo, gracias a todas las personas presentes –usuarios, voluntarios, técnicos-, pues sin vosotros no serían posibles estos momentos tan agradables juntos.

Además, desde el inicio de la actividad, Ángela iba haciendo entrevistas a unos y otros. Porque, junto con las imágenes que Romano tomaba en vídeo, hemos querido “inmortalizar” el día. Ambos derrocharon profesionalidad e implicación. Se notaba en la cercanía con que trataban a todos, y en los múltiples testimonios que recogieron. 

En consecuencia y a la espera de ver dichas imágenes, os adelantamos un breve resumen.