A lo largo de la última semana del mes de octubre, la residencia  Francisco de Vitoria de Alcalá de Henares, celebra su Fiesta de Otoño,  y que este año coincidían con el 45 aniversario de la puesta en marcha de la residencia. Durante esos días los residentes y sus familiares, pueden disfrutar de numerosos eventos lúdicos y culturales.

Desde el año 2008, hace justo diez años,  los voluntarios del programa de Voluntariado en Residencias  cooperan con los profesionales de la residencia para que los residentes reciban una atención individualizada y podamos paliar en parte su soledad. Cada semana, con su compañía y escucha, procuran hacer más amable la estancia en la residencia a través de un trato afectuoso y amable, que sustituye muchas veces al familiar o amigo que ya no tienen.

Como en todas las fiestas, no podía faltar el pregón a cargo del director de la residencia en el que daba la bienvenida a estos días de fiesta. Al terminar  sorprendió con un ramo de flores a todos los residentes que cumplen 100 años.

Después de este acto,  el director se dirigió a los voluntarios de Desarrollo y Asistencia  quienes sin esperarlo, fueron homenajeados con una placa de reconocimiento a la labor y colaboración que durante estos 10 años  han realizado en la residencia.  La coordinadora del programa, agradeció en nombre de todos  ese detalle que no esperaban, y especialmente agradeció  a cada residente los buenos ratos que pasan  juntos y que hacen que el voluntariado sea una labor que sin quererlo,  llena de satisfacción.