A pesar del mundo que sabemos que les supone a nuestros mayores salir de casa, en la mañana del miércoles pasado, 24 de octubre, nos reunimos con los usuarios y voluntarios del programa de acompañamiento en domicilio para pasar una buen rato juntos.

Esta vez el encuentro fue en el Centro Cultural Integrado de Arganzuela y con la colaboración de Fundación Abracadabra. De su parte, vino Kiko del Show, un mago que nos sacó unas sonrisas y caras de asombro a todos.

Mientras iban llegando a la sala donde se realizó el espectáculo, íbamos viendo cómo se alegraban de verse los unos a los otros. La magia fue una bonita metáfora por la que unirse esa mañana. Incluso sin espectáculo, también la habría habido.

¡Y comienza el show!

Kiko nos embaucó con su alegría sobre el escenario, sus bromas, buen humor y sobre todo, su magia. Nos engatusó a todos como a niños que alucinan cuando les robas la nariz. Y además, nos hizo participar pidiendo voluntarios y sacándonos risas hasta personalizadas. 

Fascinados con sus ilusiones ópticas y con lo que conseguía hacer a las voluntarias que salieron al escenario… El show llegaba tristemente a su fin.

¡Pero la actividad no acabó ahí!

Continuamos entonces con la tertulia entre amigos que había comenzado antes de la función. Pero esta vez, como bien se adecuaba a la hora que era, con un poquito de picoteo. Qué mejor forma de acabar esa mañana mágica, que entablando más lazos entre nosotros y llenando bien el estómago de los aperitivos tan ricos que nos prepararon en el Centro Cultural.

Ya hacia el mediodía llegó la hora de marcharnos, esperando con ganas la siguiente salida juntos. Y cada usuario, esperando con ganas ver de nuevo a ese voluntario que les ameniza un ratito cada semana.

¡Qué bonito es verles a todos juntos! ¡Qué bonita la amistad que crean! Cuán necesarios sois todos los voluntarios. Y qué fuerza y entusiasmo mostráis todos los usuarios.

Gracias a todos por estos buenos ratos que nos dais. Y nuestro agradecimiento también al Ayuntamiento de Madrid que cuenta con la fundación Desarrollo y Asistencia para el desarrollo del programa de voluntariado domiciliario dirigido a personas mayores y sus cuidadores, para la prevención del maltrato y del aislamiento social.

Con acciones como esta, damos “pequeños pasos de gigante” contra la soledad y el desamparo que puedan sufrir nuestros mayores. ¡Sigamos así!

Os dejamos un pequeño video de cómo fue la mañana y ¡nos vemos a la próxima!